Empieza a Correr

Running para Principiantes

empieza a CORRER

Ya estás listo para comenzar a correr?. Seguro que tienes dudas sobre que hacer y que no hacer para avanzar en tus objetivos.

Running para Principiantes - Empieza a correr

¿Has comenzado a correr hace poco?

Felicidades! Te has unido a un gran número de personas que comparten tus mismas motivaciones.

Correr es uno de los deportes más accesibles que existen y que implica una menor infraestructura para practicarlo, ya que puede hacerse en cualquier lugar y en cualquier momento. Por ello, en los últimos años se ha convertido en un deporte de gran desarrollo.

¿Cual es tu objetivo?

Lo primero que hay que plantearse es para que se quiere comenzar a correr. Hay una gran cantidad de gente que quiere correr para bajar de peso. Esto está bien, pero hay que tener en cuenta que cuando se va fortaleciendo el músculo, este aumenta y con ello pesa más. Con lo que no es una recomendanción el solo correr para adelgazar. Si es cierto que al realizar ejercicio físico, se queman más grasas y con ello se pierde peso. Pero no hay que iniciarse en el running solo para bajar peso.

Lo ideal es comenzar a correr para hacer deporte y que nuestro cuerpo se encuentre en forma.

¿Que se necesita para comenzar?

Precaución. Para comenzar a correr hay que ser prudente.

Lo primero que recomiendan los expertos es realizarse un chequeo médico para certificar que no se sufre ninguna enfermedad que se agrave con el esfuerzo que se va a realizar.

Una vez que hemos descartado cualquier anomalía médica ya estamos en disposicion de comenzar a prepararnos para correr.

Puedes consultar algunos consejos útiles para comenzar a correr en nuestra sección de consejos.

¿Son fáciles los comienzos?

Lo comienzos son duros. Ya que hay que crear el hábito de salir a correr de forma periodica y así no abandonar a las primeras de cambio. Dicen los estudios que hacen falta 66 días para que se cree un hábito y pueda mantenerse durante años. Por ello, lo primero es tomar consciencia de que hay que ser constante y mantener las ganas de salir a correr (aunque haya días que no apetezca lo más mínimo).

Si se empieza a correr desde cero, es muy recomendable el ir poco a poco. Se suele decir que es mejor pecar de prudente que de exceso. Es decir, cuando se comienza a correr, es relativamente sencillo el ir consiguiendo objetivos que al principio parecían imposibles en un periodo corto de tiempo. Esto suele hacer que nos vengamos arriba y no evaluemos sus consecuencias. Con lo que, si no vamos paso a pasa, nos comenzarán a producir lesiones o molestias que harán que perdamos el interes o la motivación.

¿Que hay que hacer para conseguir los primeros resultados?

Una vez que estamos motivados y con ganas de superar retos, el resto ya viene solo. Dependerá del grado de estado de forma que tenga cada runners, pero para los primeros días, es muy importante el ir alternando el caminar con el correr. De esta forma vamos adaptando a nuestro cuerpo a la actividad física sin someterlo a grandes esfuerzos.

En los primeros días no hay que estar pendientes de las marcas. Eso ya vendrá más adelante. Tampoco hay que estar obsesionado con los tiempos. Suele pasar que hay momentos que parece que empeoramos. Pero no es así. Si se siguen los planes de entrenamiento, al final el resultado se nota. Tambien hay que ser conscientes de que el descanso es importante. Hay que descansar durante el plan para que los musculos no se lesionen. Siempre hay que calentar antes de comenzar a correr y estirar despues del entrenamiento.

Puedes consultar algunos planes en nuestro apartado de planes de entrenamiento.

¿Que tengo que comprar?

Para equiparte, no es necesario el realizar grandes gastos. Lo más importante es tener en el armario una serie de prendas básicas, de buena calidad y cómodas para que no impidan conseguir tus objetivos por rozaduras o quemaduras.

Al ser un deporte de impacto en el suelo, es imprescindible disponer de un par de zapatillas con una buena amortiguación y adecuadas para tu pisada. Si no conoces el tipo de pisada, te recomiendo que vayas a alguna tienda especializada para que te hagan una analisis y te indiquen que tipo de pisada tienes. En la numeración de la zapatilla, se suele recomendar compar un numero o numero y medio más que la numeración de un zapato normal.

Los calcetines, esos gran olvidados, son tambien muy importantes. Porque unos calcetines malos, pueden provocar las molestas ampollas que pueden provocar lesiones mayores.

El resto de ropa debe ser ropa técnica que pueda abrigarnos en invierno o liberar el sudor en el verano. No hace falta que sean de marca de gran precio. Pero deben cumplir ese objetivo.

Ahora están de moda los relojes GPS o ir conectado en el movil. Eso está bien pero no para subir los datos a redes sociales. Lo buenos de la tecnología es que ayuda a poder analizar los datos almacenados y de esa manera poder mejorar.

Puedes consultar algunos conceptos relacionados con este tema en nuestra sección de materiales.

¿Quieres mejorar?

Lo mejor es plantearte pequeños objetivos que sean facilmente alcanzables y que se puedan lograrse a corto plazo. No hay que plantearse objetivos a varios meses cuando se empieza a correr. Esto es porque si los objetivos son a muy largo plazo, nos desmotivaremos con facilidad y acabaremos dejándolo. Cuando se van alcanzando los objetivos planteados, esto hace que nos automotivemos y nos proporcione más energia para iniciar nuevos retos.

Una buena forma de mejorar es socializar con el running. Apuntarte a algún club o queda con amigos para correr. Esto te ayudará para no tener pereza a la hora de calzarte las zapatillas y salir a correr.

El usar música mientras corres tambien es una fuente de motivación extra para aislarte de los problemas diarios y disfrutar de tú música favorita. Además si es música con ritmo te ayudará a ir correr más alegremente.

¿voy a por todas?

Si dudarlo! Empieza a correr. Eso es lo importante.

Cuando tengas cierto hábito y vayas cumpliendo objetivos, lo normal es ir avanzando en nuevos retos más ambiciosos y de mayor dificultad.

No deseperes y continua avanzando. Aunque sea en pasos cortos. Ten en cuenta que todo lo que vayas consiguiendo ha sido por tu esfuerzo y por tus ganas de superar los retos propuestos. Nadie regala nada.